Ensayo y Asesoramiento histórico


 Miguel Ángel, escultor de sueños



  Hay figuras que surcan los tiempos sin perder vigencia, que consiguen hacer inmortal su verbo y su obra para prolongar el diálogo con la humanidad. Miguel Ángel Buonarroti responde al paradigma del hombre que ha trascendido su época. Lo que dijeron de él los coetáneos Ascanio Condivi, Francisco de Holanda o Giorgio Vasari, con ser mucho, no despejan, sin embargo, la duda de en qué medida el artista fue permeable a las ideas luteranas que comenzaban a horadar los cimientos de la Iglesia y de un período finiquitado. Sus biógrafos fueron políticamente correctos para enmascarar sus desviaciones heréticas -o acaso ciegos o complacientes para no verlas-, y él tuvo la audacia de ceñirse el flagelo de la ortodoxia católica para escapar al nefasto control de la Inquisición que husmeaba en el talento como un cancerbero depredador. También sus biógrafos fueron prudentes para convertir en lisonjas los agrios juicios que el artista emitió -y se tragó- sobre los Médici, que lo habían creado y destruido, como insobornable republicano refractario al abuso de la familia que otorgó a Florencia su desgracia y su gloria. Sólo desde la atalaya de la contemporaneidad es posible revisar las torpes elipsis de sus biógrafos y dar un sentido nuevo a una obra por la que el artista pagó el exorbitante precio de su propio sometimiento.

El hombre que triunfó en su época, al que reverenciaron papas, príncipes y cardenales, el que pudo vivir como un rey de su trabajo -aunque eligió hacerlo como un mendigo-, fue también un alma solitaria y atormentada por el “pecado” malamente asumido de la homosexualidad. Miguel Ángel, escultor de sueños, es una biografía puesta al día, a la vez que una sugerente guía emocional de Roma y Florencia -las ciudades que más lo marcaron- en la que el lector hallará el comienzo del ovillo umbilical que lo amarra a su cultura, a su génesis vital.

A la historia le costó encontrar el misterio para forjar el mito, porque el misterio era él.

National Geographic


En marzo de 2010 asesora históricamente y colabora en uno de los documentales coproducidos por la BBC de Londres y National Geographic The Holy Grail, que ha dado ha conocer al mundo -gracias a las investigaciones de la autora- los episodios más desconocidos protagonizados por los nazis en busca de del Santo Grial.